Taller Online: El duelo, cómo vivir y superar las pérdidas

El duelo es algo que todos vivimos en nuestra vida desde el mismo momento en el que nacemos. Cada día es un día que no viviremos más, cada año es un año que quedará en nuestra historia y realmente ese concepto de evolución, de temporalidad, de finitud, de fin es lo que nos ayuda a integrar que vivimos en un duelo constante y consciente.

Pero en nuestra cultura que vivimos mas en el concepto de temporalidad eterna y estática, los cambios, las perdidas, la incertidumbre… es algo que nos pone en crisis y en muchas ocasiones nos trae sufrimiento.

Como muchas veces digo, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento sí; el dolor es algo más terrenal, físico, no es mental, es algo que todos tenemos cuando perdemos a alguien, cuando nos lesionamos, cuando la vida nos golpea física o emocionalmente; el dolor está ahí hasta que lo trascendemos y superamos.
Pero el sufrimiento es toda la carga mental, emocional y cultural que le aportamos nosotros mismos, es la parte más dramática, aquella parte que se lamenta de nosotros, que se enreda en aquello que pude hacer y no hice, que se culpa, que piensa que nunca lo superará, que niega sus emociones hasta que estas rebosan por cualquier otro lugar.
Finalmente el duelo necesita ser sentido, procesado, reconocido, gestionado, depurado y despedido.

El duelo más reconocido y probablemente el más doloroso que tenemos es el de la muerte, de un familiar, de un padre, de un hermano, de un hijo, de nuestra pareja o nuestra propia muerte.

Pero existen otro tipo de duelos, como la enfermedad de un hijo, una separación de pareja, un cambio de residencia o de trabajo, un cambio de etapa vital, una crisis existencial…

Y todos tienen sensaciones y todos de expresión muy parecidos. Las fases generales del duelo son:

1. Negación: en esta fase no creemos que esto nos esté pasando, no queremos ni creerlo, no somos conscientes, no miramos lo que se avecina o aquello que ya está aquí.

2. Tristeza-Rabia: una vez asumido lo que nos toca vivir, nos adentramos de lleno en el duelo intercambiando fases de pena con rabia, enfado, ira… a veces culpa, pero es necesario limpiar y volver a la rabia y a la tristeza. Rabia por la circunstancia por rebelarnos frente a lo que nos pasa, por enfado con la vida, con el mundo, por no entender, por sentir que somos maldecidos, que tenemos mala suerte, por entender a la vida nuestra enemiga.

3. Rabia-tristeza: tristeza al darnos una pena terrible el hecho en si, al conectar verdaderamente con es la pérdida, al comprender que es algo que ya no volverá, al sentir el decir adiós, al echar de menos, al respirar el dolor profundo de la tristeza y la perdida.

4. Aceptación: una vez drenada toda la rabia y luego la tristeza, empieza a llegar un momento de calma, se ha pasado la tormenta y parece que tímidamente sale de nuevo el sol, con otra luz, parece que volvemos a comprender a la vida, volvemos a entregarnos ala ilusión y esto nace de la aceptación, de la serenidad, de la rendición sana, de la calma y de la integración de las emociones que requiere la perdida.

Cada duelo es único y no se puede juzgar, cuantificar ni evaluar, cada duelo es individual e íntimo, y la duración del mismo dependerá de la calidad, intensidad y el momento de la perdida en si. Si estás viviendo un duelo, si tienes un duelo sin vivir, si necesitas soltar alguna emoción pendiente de un duelo o si quieres aprender a trabajar los duelos, vente a este taller lleno de amor.

Ven a vivir en Amor, y a reactualizar tus emociones y tu vida. Porque si hay una polaridad para la muerte, de lo que sea, es el AMOR.

Día: Disponible online
Precio: 20 euros
Psicóloga: Ana Asensio

Instructor

Madre de familia numerosa y psicóloga de formación. Experta en psicoterapia gestalt, desarrollo evolutivo, terapia del lenguaje, transpersonal, mindfulness, familia y autismo donde ha desarrollado gran parte de su vida profesional. Lleva más de 20 años dedicándose a ésta que es su gran pasión y desde sus inicios hasta el momento actual le ha dado tiempo de compaginar su vida personal con la actividad profesional de psicóloga y emprendedora. En esta etapa, la de emprendedora, se introdujo en 2006 y nunca más ha vuelto a salir porque el alma de emprendedora se lleva por naturaleza. En el año 2006 fundó el colegio específico en autismo ‘Juan Martos’ y en 2007 el centro de psicología y orientación ‘Agenda’ especializado inicialmente en intervención para trastornos generalizados del desarrollo y problemas de comunicación y lenguaje; Posteriormente en 2008 el centro crece y se diversifica, ampliando secciones y abriendo un espacio de psicología general para familias, coaching y psicoterapia, con dedicación a Adultos, jóvenes y niños a nivel general y dificultades «más comunes» aunque no menos únicas. En 2008 es socia fundadora de la ‘Fundación Quinta’ de Ayuda al Autismo. Actualmente es socia directora de la Escuela Infantil Nemomarlin Majadahonda y Directora de Vidas en Positivo. Inquieta por naturaleza continúa formándose y conociéndose así misma. El área -dice- que es más difícil para cualquiera de nosotros. Piensa que si crees puedes y prefiere quitar hierro a la autoexigencia abogando por ser amable contigo. Le gustan los animales y la parte más divertida de la vida que explota siempre que puede. Para ella el día a día es de color y lo que más le hace feliz es comer, viajar, ir a conciertos los aperitivos y las risas, que le encantan. Pero sobre todo, hacer a la gente feliz. Su libro preferido: Sopa de pollo para el alma. Le diferencia la mirada que tiene más allá de las cosas y comenta que ser psicóloga es lo mejor que sabe hacer.
20,00€