Descubre el poder del agradecimiento

¿Te has planteado alguna vez lo que el agradecimiento puede hacer por ti?, sólo tienes que activarlo y yo te contaré algunos tips de cómo poder hacerlo.

Siempre he dicho que de los valores o de las acciones posibles que podemos ejecutar en nuestra vida, si me dieran a elegir una única para irme a una isla desierta, me quedaría con el poder del agradecimiento.

El agradecimiento tiene tanto potencial, que te animo a que lo pongas en práctica, hagas de ello un hábito y observes qué sucede en tu vida.

¿Por qué es tan saludable el agradecimiento?

En primer lugar el agradecimiento es incompatible con la queja como actitud de vida.

La queja nos conecta con la deuda, con la escasez, con que la vida nos debe algo, con la desconfianza, con ver al otro como enemigo y esto a su vez genera estrés interno, dispara la sensación de estar en alerta, y nos hace trabajar en exceso a las glándulas suprarrenales generando cortisol de manera continuada, y acudiendo este al cerebro en grandes cantidades a modo de tóxico. ¿Y entonces, qué sucede si la queja se instala en tu vida como modo de estar?, lo más probable es o que te haga sentir mal a nivel mental, físico o emocional y probablemente que te salgas de tu centro viendo la realidad y el mundo como un lugar peligroso donde no se puede disfrutar, y donde es mejor desconfiar y optar por no avanzar, crecer, o no vivir en vida. Es importante saber que esto es muy poco saludable y acaba enfermando al cuerpo.

Pero si por el contrario accionamos el botón del agradecimiento (aunque tengamos la queja a modo desahogo consciente) como actitud de vida, como modo de estar, si nos sentimos agradecidos interiormente, será de los mejores regalos que nos podamos hacer a nosotros mismos. El agradecimiento acciona en nosotros la sensación de confianza, de paz, de calma, de felicidad interna, y esto hace que nuestro cuerpo se sienta tranquilo, se sienta confiado, activa la generación de químicos positivos.

El agradecimiento para la generación de cortisol continuada y la deja únicamente para cuando sea necesario. El agradecimiento acciona el mecanismo de endorfinas, serotonina, dopamina, gaba, etc…neuroquímicos implicados en nuestra calma, en nuestra paz, y en nuestra felicidad; y esto, se convierte en una rueda porque al agradecer también giramos en esa dirección nuestros pensamientos y nuestro foco de atención y vemos en la vida aquello que nos hace sentir que todo merece la pena, y que todo está bien. De esta manera, y cambiado el foco de atención de nuestro objetivo, la atención se convierte en pensamientos amables, y esto nos genera mucho bienestar. En cuanto el cuerpo se siente en confianza, el cuerpo entra en paz y serenidad y esto es un gran regalo de vida.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *